Neurodiversia nace fruto de las necesidades detectadas, tanto en el ámbito profesional como por parte de las familias, de tener herramientas para entender y de dar soluciones a los problemas del día a día.

Como madre y profesional de la educación, he experimentado la necesidad de que, tanto familias, centros educativos y demás profesionales implicados en la educación y salud de los/as menores trabajemos hombro con hombro. Es además necesaria una formación específica, así como un enfoque adecuado para dar respuesta a las necesidades y resolver los problemas.