TDAH déficits y talentos

El nuevo DSM-5 propone un cambio de terminología de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) al Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), que incluye las anteriores categorías del DSM-IV (autismo, trastorno de Asperger, trastorno desintegrativo infantil y TGD no específico).

El autismo existe en un amplio rango o espectro, estando en un extremo el autismo “clásico” (aislamiento social, ausencia de lenguaje, discapacidad intelectual)  y en el otro extremo estaría el autismo de alto funcionamiento y el síndrome de Asperger (buenas habilidades para el lenguaje, inteligencia media o superior a la media, intereses en áreas especializadas). En Neurodiversia nos especializamos sobre todo en autismo de alto funcionamiento y en Asperger.

 

El espectro del autismo se debe a varios genes (que no tienen por qué ser los mismos entre diferentes casos)  por lo que se encuadra dentro de los trastornos neurológicos. Para tratar de explicar los síntomas se usan diferentes teorías explicativas del TEA;

  1. Teoría de la mente
  2. Teoría de la disfunción ejecutiva
  3. La Teoría de la coherencia central débil
  4. Teoría de la empatía-sistematización

 

Sin dejar de lado las dificultades y toda la problemática que éstas generan, es más productivo y respetuoso hablar en términos de capacidad en vez de caracterizar a las personas por su déficits. Además los estudios demuestran la eficacia de las intervenciones centradas en los intereses, fortalezas y gustos particulares de los menores con TEA.

Así las personas con TEA tienen un gran talento para sistematizar. Es la capacidad para entender y crear sistemas. Y el mundo necesita sistematizadores; programadores informáticos, ingenieros, mecánicos, científicos. Los estudios muestran la alta incidencia de personas con Asperger o Autismo de alto funcionamiento en los mejores centros tecnológicos de EEUU, o la alta proporción de autismo en Sillicon Valley.

Otra área de gran potencial es su capacidad para observar los detalles.  Los niños con autismo obtienen puntuaciones superiores en los test de inteligencia en las áreas de localizar formas o patrones específicos en un dibujo más grande y complejo y a la hora de crear patrones bidimensionales.

Suelen tener talentos perceptivos prueba de ello es que son más propensos a tener oído absoluto. Y además cuentan con una gran memoria que potencia las cualidades anteriores.

Destacar sobre todo su excepcional habilidad visual y espacial. Tal y como explica Temple Grandin, ella piensa en imágenes. Traduce las palabras habladas y escritas a videos a todo color y con sonido. Así su razonamiento está basado en imágenes.

En esta línea, intentamos crear estilos de vida más acordes con sus características y aptitudes, lo que se encuadra dentro de las “construcción de nichos”. O por lo menos intentar pasar más tiempo en entornos favorables y menos tiempo en los desfavorables. De esta forma dispondrán de lugares seguros donde podrán desarrollar sus capacidades lo cual a su vez, favorecerá su inclusión en la sociedad. Sin obviar que el cerebro se debe adaptar al mundo que le rodea, y vivimos en un mundo socializado, por lo que es muy importante ayudar a los niños y niñas con autismo a relacionarse con lo demás.